martes, 25 de junio de 2013

Pasapalabra...

Me he dado cuenta de que no tengo fuerza de voluntad, la verdad es que ninguna. No, no, no insistáis, ninguna, ninguna. 

Llevo diciéndome desde Septiembre de 2012 que me voy a poner a régimen, que ya está bien y que seguro que “pa” verano estoy tremenda.....y, efectivamente,....estoy tremenda....#omg!. Quizás es que, o no me lo he dicho en condiciones, o me lo he dicho muuuuuy bajito. Será que....¿no tengo ganas? ¿fuerza de voluntad es lo que me falta? ¿en realidad estoy estupenda? ¿no tengo tiempo?..... Bueno, el caso es que ¡¡¡¡ya llegó el veranooooo.... ya llegó la frutaaaaaa....!!! ¡¡¡y el que no se agache!!! es un .....


En fin, aunque es cierto que mi vida parece un concurso de televisión, esto hay que asumirlo, asumo y de muy buena gana, y como he comentado muchas veces, que vivir con niños en casa es absolutamente enriquecedor, llegado el verano o no. Especialmente desde que empiezan a hablar. Al menos te ríes un rato y esto, en época de crisis, se valora un montón, vamos, que no tiene precio.

Y como muestra “mi” botón particular.....o unos cuantos:
Hace días iker (mi hijo mayor, 4 añitos ya) tuvo que quedarse una semana entera en casa por culpa de unas anginas de campeonato (aishhhh.... las enfermedades....esto es para escribir otro post #omg!). Las fiebres tan altas y las sudadas que el pobre se cogía hicieron que se me fuera acabando el vestuario y le tuviera que vestir en plan “chandalero” “tol día” que, por otro lado, para estar en casa, es lo que se lleva, of course. Cuando ya se encontraba mejor (= no callaba) se acerca a la cocina y me dice: amatxu..., y señalando la marca del pantalón “cuyo nombre no quiero acordarme” me dice, ….. aquí ¿qué pone? ¿chandal?

Y es que mi niño, además de ser muy intuitivo, está aprendiendo el abecedario y está absolutamente obsesionado con las letras (bueno, igual que los adultos :-(...). Tanto, que se ha vuelto adicto a “pasapalabra” (como yo). ¿le llevo a la tele ya para que nos saque de pobres o quizás me estoy adelantando?

La curiosidad de los niños es admirable, pero más admirable aún es lo directos que son a la hora de “satisfacerla”. Hace unos días, bañando a los mellis (2 añitos) en la bañera, me dice Irati, señalando la entrepierna de su hermano: ama, ¿qué tiene ahí Jon? Pregunta, por otro lado, que todos los padres y madres esperamos que llegue algún día. Sin embargo, ante esta situación, siempre me he preguntado qué contestar, mira que no es tan complicado pero.....¿ se dice colita? ¿pitilín? ¿pito a secas?, …. Porque la siguiente pregunta de Irati es, ¿y yo?... ¿rajita? ¿tortola? ¿ñe? #omg! ¿por qué a las mujeres siempre nos toca la peor parte?  

Y es que esto de los sexos es un mundo desde que nacen y hasta los siglos de los siglos....amén:

- Irati, habla muy bien a sus dos años, al menos se hace entender, porque le interesa. Jon habla su idioma particular (estoy por patentarlo), no se le entiende “ná”, porque no le interesa en absoluto.
- Cuando “huele a muerto” a su alrededor y amatxu pregunta “¿quién se ha cagau?”, Irati siempre dice: ¡Jon!..... por si acaso y Jon directamente no responde.
- Irati elige su ropa y sabe qué colores combinan perfectamente (uau.... en esto mi marido sigue sin dar una.....Jakin...te quiero). Jon, sin embargo, podría ir en “pelotas” todo el día por casa.
- A Irati no le gustan los tropezones. Jon se lo come todo. #omg!
- Irati consigue lo que quiere chillando. Jon “te come el morro”.
.... en fin...tantas......

Por un momento trasladad estos ejemplos a la vida adulta......#omg!. ¿no es igual igual....?

A pesar de que, efectivamente, pueda parecer que la vida adulta es una prolongación sin más de la infancia....sinceramente.....ojalá fuese así. Y es que, por desgracia, los adultos nos dejamos muchas cosas por el camino, cosas como: la emoción extrema de cuando somos niños, la fidelidad incondicional, la alegría de vivir, el pensamiento lateral (ése que adoro)....

Como muestra... otro botón:
El domingo pasado volvíamos de pasar el fin de semana, en familia, y en el pueblo, sí, ese lugar "sin nombre" al que muchos afortunados acudimos desde niños para pasar las vacaciones o fiestas de guardar. Bien, como iba diciendo, volvíamos de pasar el fin de semana en "ese pueblo", nuestro pueblo, y el de media Euskadi, y nos encontramos con una caravana de...Oh my god! Así que nada, ante esta situación pusimos a Miliki a tope (¡uf qué modernos!) y empezamos a rezar. En esto, iker (mi hijo mayor, 4 añitos ya) pregunta....¿oye ama..... a quién perseguimos? ¿quién va el primero? ....

¿no es maravilloso?. Es más.....¿no nos hemos hecho alguna vez nosotros esta misma pregunta? Pensadlo....sólo un poquito......
 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada